0

Utilización de la información visual en la comprensión.

El estudio de la forma en que interactuamos con el mundo visual requiere una sofisticada tecnología de análisis del movimiento de los ojos. El estudio del mundo visual ha adquirido tanta importancia porque proporciona una nueva herramienta para estudiar cómo comprendemos el lenguaje y el habla.

Aunque los adultos utilizan mucho el mundo visual, los niños lo hacen en mucho menor grado. Los lectores adultos recurren fundamentalmente a la información léxica para generar estructuras sintácticas alternativas, los oyentes adultos utilizan en gran medida el mundo visual que tienen delante. En concreto, la gente puede utilizar información referencial de la escena visual que está mirando para superar sesgos léxicos muy potentes.

Los resultados demuestran que el procesamiento del lenguaje tiene en cuenta de inmediato el contexto relevante no lingüístico, y van en contra de los modelos en los que las decisiones sintácticas iniciales están guiadas exclusivamente por la información sintáctica.

Un tipo de información particularmente relevante es la información que proviene de los propios hablantes. Tendemos a mirar a aquello a lo que está mirando la persona que habla. Los movimientos oculares del oyente terminan correspondiéndose con los movimientos oculares del hablante; se mueven sobre la escena de la misma manera, pero con un retraso de dos segundos.

Anuncios
0

Algunas características del Trastorno de aprendizaje no verbal [TANV].

“EL TANV es un trastorno cuyo núcleo del problema es una alteración de las funciones tradicionalmente asociadas con el hemisferio derecho del cerebro y que tienen un carácter no verbal. Estas funciones afectadas son habitualmente:
  • La orientación y estructuración espacial, así como la visiopercepción.
  • Las praxias o control motor fino necesario para escribir, dibujar o para acciones cotidianas como abrir y cerrar con llave, hacer la lazada a los zapatos, abrochar botones etc.
  • Prosodia o cambios en la entonación del habla
  • Habilidades no verbales de la comunicación.
Las personas que presentan características compatibles con el TANV, por su parte, parece tener preservadas las funciones tradicionalmente asignadas al hemisferio izquierdo: lenguaje comprensivo y expresivo, lectura, cálculo…
Las dificultades que presentan los niños y niñas con TANV le suelen impedir funcionar con normalidad en el contexto escolar, social y familiar: tienen mala letra, son lentos en tareas de lápiz y papel, los cuadernos tienen mala presentación, tienen dificultades en la interacción social, para entender el doble sentido o para regular los aspectos no verbales de la comunicación, etc.
No es un trastorno reconocido por los manuales diagnósticos DSM-5 o CIE-10. Comparte algunas características del trastorno de la coordinación o con el trastorno de aprendizaje sin especificar, pero no se puede identificar con esos cuadros.
Contexto escolar
Los alumnos con TANV suelen tener mal rendimiento en tareas de orientación espacial  y en tareas de lápiz y papel. Pero destacan por la riqueza de vocabulario, información que acumulan y capacidad de razonamiento lógico verbal. De esta forma, suelen destacar en lengua (por ejemplo en ortografía), matemáticas, lengua extranjera o en Conocimiento del Medio, cuando se les permite otros formatos que no sea solo el escrito.
Por otro lado, los profesores suelen definir a los niños con TDAH como “despistados” e “inquietos”. A los niños con TANV, los suelen catalogar como “vagos” o “lentos”, porque comprueban que “cuando quieren”, su rendimiento es muy bueno.
Contexto social
Las dificultades de relación social están provocadas más bien por la dificultad de comprender las claves no verbales de la relación social, como ciertas sutilezas de la interacción, dobles sentidos, miradas, gestos o la capacidad de ponerse en lugar del otro.
El comportamiento de los niños y niñas con TANV,no es problemático. Puede desesperar su parsimonia o lentitud, pero no su comportamiento disruptivo.”
Trastorno de aprendizaje no verbal, FOLLETO
Fuente de información:
 familiaycole.com
Autor: Jesús Jarque García.