0

Trastornos del aprendizaje

Trastornos del aprendizaje es un término propuesto por Samuel Kirk para referirse a niños que manifestaban deficiencias relacionadas con disfunciones neurológicas, más específicamente con dificultades en el aprendizaje, problemas de percepción e hiperactividad.

Por trastorno específico del aprendizaje se entiende un trastorno en uno o más de los procesos psicológicos básicos implicados en la comprensión o el uso del lenguaje, sea oral escrito, que puede manifestarse en una capacidad imperfecta para escuchar, pensar hablar, leer, escribir con corrección o hacer cálculos matemáticos. Se incluyen acepciones como discapacidad perceptiva, lesión cerebral, disfunción cerebral mínima, dislexia o afasia evolutiva. Este término no engloba a aquellos niños que tiene problemas de aprendizaje cuya causa principal se encuentre en discapacidades visuales, auditivas o motoras, retraso mental, alteraciones emocionales o problemas ambientales, culturales y económicos.

Esta definición destaca tres aspectos esenciales:

  1. Postula que el trastorno se debe a una disfunción del sistema nervioso central.
  2. Las dificultades se dan en habilidades específicas humanas, como el lenguaje hablado, el lenguaje escrito y el lenguaje numérico.
  3. Las dificultades son primarias y no están ligadas a otros trastornos.

Aspectos fundamentales de las dificultades del lenguaje, primarios:

  • No se identifica una causa orgánica específica.
  • Son perturbaciones en adquisiciones típicamente humanas como el lenguaje hablado, el lenguaje escrito y el lenguaje numérico.
  • El potencial sensorial, intelectual, motor y social está intacto.
  • Si hay perturbaciones dependen de alteraciones mínimas que no son detectables por exámenes médicos y psicológicos tradicionales, ya que no identifican trastornos simbólicos y problemas en el procesamiento de la información  interneurosensorial.
  • El lenguaje hablado, escrito y numérico están primariamente perturbados.

Aspectos fundamentales de las dificultades del lenguaje, secundarios:

  • Son el resultado de condiciones, trastornos, limitaciones o deficiencias de origen orgánico, problemas emocionales o privación cultural.
  • Son perturbaciones en adquisiciones que no son especificamente humanas. Son consecuencias secundarias de deficiencias neurológicas, sensoriales, psíquicas o ambientales.
  • El potencial sensorial, intelectual, motor y social está alterado.
  • Si hay alteraciones dependen secundariamente de deficiencias sensoriales, neurológicas psíquicas o ambientales.
  • El lenguaje escrito, hablado y numérico esta secundariamente perturbados.

 

Criterios para el diagnóstico del trastorno  (lectura/cálculo/expresión escrita)

  • El rendimiento en lectura/cálculo/expresión escrita, medido mediante pruebas de precisión o comprensión normalizadas y administradas individualmente, se sitúa sustancialmente por debajo de lo esperado, dados la edad cronológica propia de su edad.
  • La alteración del Criterio A interfiere significativamente el rendimiento académico o las actividades de la vida cotidiana que exigen habilidades para la lectura.
  • Si hay un déficit sensorial, las dificultades para la lectura exceden de las habitualmente asociadas a él.

 

La Dislexia.

Forma parte de las Dificultades Específicas de Aprendizaje, junto a la Discalculia, la Disgrafía y la Disortografía, siendo la más frecuente de todas ellas. El alumnado con dislexia constituye el 80% de los diagnósticos de los trastornos del aprendizaje situándose la prevalencia en torno al 2-8% de las niñas y niños escolarizados. Hay mayor porcentaje entre los niños que entre las niñas, y es bastante habitual que cuenten con antecedentes familiares, aunque dichos familiares no siempre hayan sido diagnosticados.

Se define como la dificultad para aprender a leer y escribir al mismo ritmo que la media de los compañeros de clase, sin causa intelectual, sensorial, emocional y/ o sociocultural que lo justifique,  de  origen  o  etiología  genética,  con  características  neuromorfológicas  específicas demostradas  científicamente  y,  en  consecuencia,  con  una  cronicidad  permanente,  aunque puedan  paliarse  o  mejorarse,  nunca  eliminarse,  sus  consecuencias  con  entrenamiento sistemático  y  específico.  Es,  por  lo  tanto,  una  condición  neurobiológica  personal  que acompaña al sujeto que lo padece durante toda la vida.

Desde la perspectiva educativa, la definición que más extensión está teniendo es la que identifica la dislexia como un trastorno específico del aprendizaje de la lectura de base neurobiológica, que afecta de manera persistente a la decodificación fonológica (exactitud lectora) y/o al reconocimiento de palabras (fluidez y velocidad lectora) interfiriendo en el rendimiento académico con un retraso lector de al menos dos años. Suele ir acompañado de problemas en la escritura. Se da en personas con un desarrollo cognitivo o inteligencia normal o alta. Es un trastorno que no puede ser explicado por discapacidad sensorial, física, motora o intelectual, ni por falta de oportunidades para el aprendizaje o factores socioculturales.

Los problemas que presenta el alumnado con dislexia en el aula se concretan en distintas áreas: pensamiento, habla, lectura, escritura, deletreo y /o dificultad para manejar símbolos matemáticos.