0

Inferencias.

El conocimiento previo facilita la comprensión y adquisición de nueva información y permite crear asociaciones entre el material nuevo y el antiguo, potenciando nuestra memoria.  Asimismo, facilita su recuperación, pero este conocimiento “anterior” interfiera con la nueva información y nos dé lugar a equívocos.

Inferencias

Cuando hacemos una inferencia, vamos más allá de lo que se nos explicita. Hacemos una derivación adicional de unos hechos que ya sabemos, cosa que nos puede llevar a error. Intentamos mantener la coherencia ante lo que se nos presenta y para ello recurrimos a conocimientos previos, y aunque ello puede ayudar a recuperar la información posteriormente, también nos hace recordar cosas que no han ocurrido nunca.

Hay 3 tipos de inferencias fundamentales:

  • Inferencia lógica: Se derivan de los significados de las palabras.
  • Inferencia puente (o hacía atrás): Nos ayudan a relacionar la información nueva y antigua.
  • Inferencia elaborada: Cuando ampliamos lo que está en el texto con el conocimiento general que tenemos.

Barclay y Franks demostraron que tras una breve demora no se podía distinguir la frase objetivo de la inferencia válida que también se les presentó en la fase de prueba. 1-. Tres tortugas descansaban sobre un tronco flotante, y un pez nadó debajo de ellas. (Objetivo). 2.- Tres tortugas descansaban sobre un tronco flotante, y un pez nadó debajo de él. (Inferencia). Sin embargo, cuando se cambiaba el significado de la frase: Tres tortugas descansaban sobre un tronco flotante, y un pez nadó al lado de él. Sí que eran capaces de darse cuenta del cambio, en este caso sería una inferencia no válida ya que no sería cierta. (Volvemos a la primacía del significado).

¿Cuándo se hacen inferencias?

Es más probable que las personas, que comprenden un texto, hagan inferencias relacionadas con los elementos importantes, más que con los detalles (recordemos el tema de la perspectiva). Los personajes principales, sus objetivos y las acciones relacionadas con el argumento central suelen considerarse como elementos de mayor relevancia.

Según la visión constructivista el procesamiento del texto está impulsado por la necesidad de saber, la persona se forma objetivos cuando está leyendo o escuchando, y sobre ellos construye el modelo que más tarde recordará.

El enfoque minimalista, sostiene que utilizamos inferencias puente automáticamente y que usamos el mínimo de inferencias elaboradas, las suficientes para mantener la cohesión del discurso, la mayoría de estas se generan a la hora de recordar. El procesamiento del texto está impulsado por los datos y la activación por lo que está almacenado en la memoria.

Según varios estudios, las inferencias de puente se hacen de manera automática, pero no las elaboradas. Parece probable que las inferencias puente (automáticas) solo se utilicen en la comprensión, para mantener la cohesión, sin embargo las elaboradas se generan durante el recuerdo y no de forma automática.

Garrod y Terras, diferenciaron entre dos tipos de información que ayudaría a realizar las inferencias puente:

  • Factores lexicosemánticos, como por ejemplo, en la frase: Los niños no dejaban de escribir con las tizas. La pizarra estaba llena de letras. Utilizamos la inferencia de que “las letras de la pizarra, las habían escrito los niños.” El factor lexicosemántico es que los niños “escribían con tizas”, cosa que suele hacerse en una pizarra. En este ejemplo se dice que “pizarra” desempeña un papel abierto en el discurso y se mantiene vinculado al material anterior por una inferencia puente encargada de mantener la coherencia.
  • Factor información contextual general de antecedentes, como por ejemplo: tener un conocimiento previo de que los niños suelen escribir en esa pizarra.

Garrod y Tetras basándose en los resultados de varios estudios, propusieron un modelo de dos etapas de cómo resuelve la gente los papeles abiertos en el discurso:

  • Creación de vínculos: Los elementos sugeridos por el  contexto léxico se activan automáticamente y se vinculan al verbo.
  • Resolución: Se compara si el vínculo creado anteriormente encaja con el contexto general. Esto se desarrolla  con una combinación de proceso automático (abajo-arriba) y un procesamiento contextual no automático.
Anuncios
0

Procesamiento del lenguaje figurativo.

Los seres humanos recurren en gran medida a un lenguaje no literal o figurativo.

Vamos a varios tipos fundamentales de lenguajes figurativos:

1- Metáfora: cosiste en hacer una comparación o establecer un parecido. Cacciari y Glucksberg afirmaron que no hay ninguna dicotomía entre la utilización literal y la metafórica, por lo contrario, lo que hay es un continuo.

La teoría estándar afirma que procesamos el lenguaje figurativo o no literal en 3 fases:

  1. Fase: Derivamos el significado literal de lo que oímos
  2. Fase: Contrastamos el significado literal con el contexto para ver si es consistente con el mismo.
  3. Fase: Si el significado literal no tiene sentido dado el contexto, buscamos un significado metafórico alternativo.

Una predicción de este modelo de 3 fases es: la gente debería ignorar los significados no literales de las afirmaciones siempre que el significado literal tenga sentido; pero hay cierta evidencia, de que la gente es incapaz de ignorar los significados no literales.

El significado metafórico parece procesarse de forma simultánea al literal.

Glucksberg y colaboradores: las metáforas se interpretan mediante un análisis pragmático de la misma manera que procesamos las implicaciones de una conversación, suponemos que lo que leemos transmite la máxima información posible.

El modelo de inclusión en una clase afirma que las metáforas tienen la intención de ser interpretadas literalmente como afirmaciones de pertenencia a una categoría.

2- Modismos: pueden ser considerados como metáforas congeladas. Los modismos son una forma fija y se utilizan de manera general. Su significado suele estar poco relacionado con el significado de sus palabras constituyentes.

Gibbs, la gente analiza los sentidos idiomáticos de las expresiones antes de derivar la interpretación literal no convencional.

Cutler y colaboradores, la gente tarda lo mismo comprendiendo los modismos con los que están familiarizados que frases comparables utilizadas de forma no idiomática.

La producción de chistes y de las metáforas es una faceta de nuestra habilidad metalingüística de la que la sensibilización fonológica es tan solo un elemento constitutivo.

0

El significado de las palabras.

La derivación de un significado es el objetivo último del procesamiento del lenguaje, y el significado es el inicio del proceso de producción Se pueden disociar las representaciones fonológica y ortográfica de las palabras de sus significados.

Tulving diferenció entre, memoria episódica y memoria semántica.

No debemos confundir una perdida de información semántica con la incapacidad de acceder o utilizar dicha información:

La idea de significado está estrechamente relacionada con la clasificación en categorías. Un concepto determina cómo se relacionan las cosas entre sí o como se clasifican. Es una representación mental de una categoría.

Para Roch, la forma en que clasificamos el mundo no es arbitraria, sino que está determinada por dos características importantes de nuestro sistema cognitivo:

1- Las categorías que formamos están determinadas, en parte, por la forma en que percibimos la estructura del mundo.

2- La estructura de las categorías podría estar determinada por una economía cognitiva. Lo que significa que la memoria semántica se organiza de forma que se evitan las duplicaciones excesivas. Una desventaja de está sería un incremento del tiempo de recuperación, puesto que tenemos que buscar en nuestra memoria donde se almacenan los hechos pertinentes.

Las relaciones jerárquicas entre categoría son una forma clara en que se pueden relacionar las palabras en cuanto a su significado, pero hay otras formas que son igualmente importantes.

La semántica es algo más que asociaciones; las palabras pueden tener un significado relacionado sin estar asociadas, por lo que cualquier teoría sobre el significado de las palabras no puede recurrir sencillamente a la asociación entre palabras. Las palabras con significados parecidos tienden a producirse en contextos parecidos:

Lund y colaboradores, demostraron que las palabras con un parecido semántico son intercambiables en una frase; la frase resultante, aunque pueda no ser plausible pragmáticamente, sigue teniendo sentido.

Las asociaciones surgen entre palabras que se producen juntas con regularidad, mientras que, las relaciones semánticas surgen de contextos compartidos y relaciones de nivel superior.

La semántica también es el interfaz entre el lenguaje y el resto de la percepción y la cognición:

Jackendoff propuso una teoría de la conexión entre la semántica y otros procesos cognitivos, perceptivos  motores. Propuso 2 restricciones sobre una teoría general de la semántica:

  • Restricción gramatical: deberíamos preferir una teoría semántica que explique lo que, de lo contrario, serían generalizaciones arbitrarias sobre la sintaxis y el lexicón (serie ordenada de palabras de una lengua, una persona, una región, una materia o una época determinadas). La sintaxis y la semántica deberían estar relacionadas de forma sensata.
  • Restricción cognitiva: hay un nivel de representación en el que la semántica debe tener un interfaz con otras representaciones psicológicas, como las que se derivan de la percepción.

Características semánticas.

El significado de una palabra no está determinado por la posición de la palabra en una red de significados, sino por la descomposición en unidades de significado más pequeñas.

Estas unidades de significado más pequeñas se conocen como características semánticas.

Las teorías composicionales son aquellas que utilizan las características semánticas.

Las características semánticas funcionan muy bien en algunos campos sencillos en los que hay una clara relación entre los términos.

Se puede llevar más lejos la idea de las características semánticas y representar los significados de todas las palabras en función de combinaciones del menor nº de características semánticas posible. Cuando se utilizan las características de esta manera es como si se convirtieran en “átomos de significado” y es lo que se conoce como primitivos semánticos.

Una posibilidad es que todas las palabras estén representadas en términos de combinaciones de, únicamente, primitivas semánticas.

Otra posibilidad es que las palabras estén representadas como combinaciones de características, de las cuales no todas tienen por qué ser primitivas. Estas características no primitivas podrían terminar siendo representadas en otra parte de la memoria semántica como combinaciones primitivas (Jackendoff y Laird describieron modelos de este tipo).

0

Primeros estudios sobre el análisis sintáctico

El primer paso del análisis sintáctico consiste en determinar cuál es la categoría sintáctica a la que pertenece la palabra de la frase. A continuación combinamos estas categorías para crear locuciones o sintagmas. Un paso importante del análisis sintáctico es determinar cuál es el sujeto de la frase. A partir de esa información sobre las palabras individuales se empieza a construir una representación del significado de la frase.

1- El análisis sintáctico basado en la teoría de Chomsky de la gramática generadora.

Cuando se publicó por primera vez el trabajo de Chomsky hubo dos ideas que atrajeron un interés particular: la teoría derivativa de la complejidad (DTC) y la autonomía de la sintaxis.

La idea de la DTC es que, cuanto más compleja es la derivación sintáctica formal de una frase (más transformaciones hacen falta para formarla) más complejo es el procesamiento psicológico necesario para comprenderla y producirla. Esto significa que las frases de transformación compleja deberían ser más difíciles de procesar que las menos complejas. Esto debería ser detectable con una medida como por ej.: los tiempos de reacción.

El principio psicológico de la autonomía de la sintaxis lleva aún más lejos la afirmación de Chomsky de que las reglas sintácticas deben estar especificadas independientemente de otras restricciones, hasta afirmar que los procesos sintácticos operan de forma independiente de otros. Lo que significa que los procesos sintácticos deberían ser autónomos respecto a los procesos semánticos.

Chomsky (1957) distinguió entre transformaciones opcionales y obligatorias. Las transformaciones obligatorias eran aquellas sin las que la frase no sería correcta gramaticalmente. Las demás transformaciones son optativas.

Chomsky definió un subconjunto de frases que denominó frases nucleares, a las que sólo se han aplicado transformaciones obligatorias.

2- Miller y McKean (1964) investigaron la idea de que cuantas más transformaciones hay en una frase, más difícil es procesarla. Su resultado respaldó a la realidad psicológica de la gramática transformacional.

3- Savin y Perchonock (1965) concluyeron que las frases que tenían más transformaciones requerían más espacio de memoria. Cuanto mayor era la complejidad transformacional de una frase, menos elementos podían recordar simultáneamente.

4- Melher (1963) descubrió que cuando los participantes cometían errores recordando las frases, tendían a hacerlo en el sentido de olvidar las etiquetas de transformación, en vez de añadirlas.

0

El efecto pseudohomófono.

Se dice que una palabra inexistente (ej. “yelo”) es pseudohomófona de otra palabra que es real (“hielo”) si ambas suenan igual al pronunciarlas.

Los pseudohomofonos se pueden confundir más con palabras de verdad que otros tipos de palabras inexistentes.

Todos los que lo han investigado están de acuerdo en que este efecto se debe al parecido visual, somos sensibles a la apariencia visual de las unidades ortográficas de las palabras.

Por ello, el efecto pseudohomófono sugiere que no se procesan todas las palabras inexistentes de la misma manera. La importancia de la apariencia visual de las palabras inexistentes sugiere que hay algo más implicado en la recodificación fonológica.

0

TIPOS DE PALABRAS Y EL MODELO DE DOBLE RUTA EN LA DENOMINACIÓN DE LAS PALABRAS.

Podemos distinguir distintos tipos de palabras:

  • Palabras regulares: la correspondencia escritura al sonido, se da cuando los grafemas se corresponden con fonemas de forma totalmente regular; no necesita de ningún conocimiento especial de la palabra para saber cómo se pronuncia.
  • Palabras irregulares: aquellas en las que la correspondencia entre grafema y fonema es irregular. Son las excepciones.
  • Palabras inexistentes pronunciables ó pseudo-palabras: aquellas que, a pesar de ser novedosas para nosotros, tenemos claro cómo pronunciarlas.

Es evidente que somos capaces de pronunciar tanto pseudo-palabras como palabras irregulares, por ello se sugiere la posibilidad de la existencia de un modelo de doble ruta en la denominación de las palabras.

El modelo clásico de doble ruta sigue dos rutas para convertir las palabras en sonidos.

1- Existe un acceso directo o ruta léxica que se necesita para las palabras irregulares. Esta ruta debe implicar un vínculo directo entre la letra impresa y el sonido, es decir, entrada de una palabra a nuestro léxico, y en ese momento somos capaces de recuperar el sonido de esa palabra (ruta = palabra – léxico – sonido/pronunciación).

2- También hay una ruta de conversión de grafema a fonema (CGF, ruta subléxica), que se utiliza para leer palabras inexistentes. Esta ruta realiza la recodificación fonológica. No implica, en absoluto, un acceso al léxico (ruta = palabra – conversión de grafema a fonema – sonido/pronunciación).

Dado que ninguna de las dos rutas, por separado, son capaces de explicar cómo leemos, se sugiere que cuando leemos utilizamos ambas. Los lectores expertos tirarán, normalmente, de ruta léxica, echando mano de la ruta subléxica cuando se encuentran con una palabra poco familiar.

0

El sistema de escritura.

La unidad básica del lenguaje escrito es la letra.

El grafema se utiliza para designar a la letra o combinación de letras que representan un fonema.

Tipos de lenguajes escritos:

  • Escrituras alfabéticas (inglés y otros idiomas europeos): La unidad básica representada por un grafema es un morfema.
  • Escritura consonántica (Hebreo, Árabe): No se representan todos los sonidos, de forma que no se escriben las vocales.
  • Escritura silábica (Cherokee, Japonés Kana): las unidades escritas representan sílabas.
  • Escritura logográfica/ideográfica (Chino, Japonés Kanji): Cada símbolo representa una palabra completa.