0

Supertics: CICLIP

Juan Cruz Ripoll en CICLIP | Lectura y TDAH

Luz Rello en CICLIP | Lectura y dislexia

Anuncios
0

De clbe.wordpress.com: ¿Cuántas veces hay que leer una palabra para reconocerla de un vistazo? — Comprensión lectora basada en evidencias

Cualquier persona que haya profundizado un poco en el estudio de la lectura se habrá encontrado alguna forma del modelo de doble ruta, que propone que hay dos formas de descodificar las palabras: Una ruta fonológica -también llamada indirecta o subléxica- en la que las palabras se leen reconociendo sus letras y transformándolas en los […]

a través de ¿Cuántas veces hay que leer una palabra para reconocerla de un vistazo? — Comprensión lectora basada en evidencias

0

Los dos modos de leer una palabra escrita.

Son dos modos diferentes que dependen de la familiaridad que se tenga con la palabra escrita concreta que se está leyendo.

1- A uno de esos modos de leer se le ha dado en llamar vía directa o ruta léxica. El reconocimiento a golpe de vista de la palabra escrita, que es percibida por el lector globalmente, tal y como ocurre cuando observamos y reconocemos un rostro (o cualquier otra imagen) familiar, por lo que sólo es posible con las palabras escritas que el lector ha visto antes y de las cuales ha formado y guardado una representación visual en su memoria.

2- El segundo, se le ha denominado vía indirecta o ruta fonológica de lectura. Es lo que tradicionalmente hemos llamado “desciframiento”, es decir, consiste en la transformación sucesiva de las letras en sonidos, mediante la aplicación de las reglas del código alfabético. A diferencia de la anterior, por tanto, en esta segunda manera de leer una palabra la comprensión no se alcanza directamente, sino que exige que primero se transforme lo escrito en oral (lo que técnicamente se denomina “recodificación fonológica”).

 

0

Diferencias individuales en las habilidades de comprensión.

Las personas menos habilidosas al procesar un texto hacen menos inferencias cuando procesan un texto o un discurso, y también son menos capaces de integrar el significado entre distintas expresiones.

La memoria de trabajo está implicada en estas dificultades. Una medida útil para la capacidad de la memoria de trabajo es el alcance de la lectura, está relacionado con la capacidad de responder preguntas en los textos, la precisión de la resolución de los pronombres y con mediciones generales de inteligencia verbal.

Las personas más hábiles en la comprensión son buenas en eliminar material irrelevante, y discriminar homónimos.

Hay que diferenciar entre inhibición y eliminación. La eliminación es la atenuación de la activación, mientras que la inhibición es el bloqueo de la activación. La eliminación requiere que material esté activado para que se pueda suprimir.

Hay evidencias de que la gente joven es más eficaz a la hora de relacionar ideas en el texto, así como muestran una mayor facilidad para eliminar material irrelevante.

Cómo ser mejor lector.

Uno de los mejores métodos es el llamado método PQ4R:

  • Pone de relieve la identificación de los puntos clave de lo que está leyendo, y la adopción de un enfoque activo hacia el material.
  • Permite procesar el material con más profundidad y reflexionar sobre sus implicaciones.
  • Maximiza la retención memorística.

El método PQ4R (Anderson, Thomas y Robinson) consiste en: vista previa, preguntar, leer, reflexionar, recitar y revisar.

(Preview, Questions, Read, Reflect, Recite, Review):

  • Vista previa: Se debe leer el tema o capítulo, documentándose sobre datos como, los objetivos y temas centrales.
  • Preguntar: Produciendo sus propias preguntas sobre el tema.
  • Leer: el material detenidamente, extrayendo las ideas principales.
  • Reflexionar: Para reflexionar sobre un tema es conveniente realizar comparaciones, ejemplos e imágenes mientras se lee. (Inferencias).
  • Recitar: Hacer un recuento desde el principio sin ver el libro o las notas de apuntes de forma oral o escrita.
  • Revisar: La revisión debe ser objetiva y acumulativa, tratando de responder a las preguntas importantes sin consultar el texto, es ventajoso trabajar con un compañero y examinarse uno a otro.

En resumen, debemos asegurarnos en tener un conocimiento basado en hechos, conceptos e ideas.

0

Comprensión.

Uno de los temas centrales del estudio de la comprensión es si se trata de un proceso constructivo o de un proceso mínimo. En la comprensión construimos un modelo de lo que pensamos que se está comunicando.

Algunas nociones que debemos tener claras antes de proseguir son:

  • El texto es material impreso o escrito, normalmente más largo que una frase.
  • La historia es un tipo de texto particular, autocontenido. Puede ser muy breve, de tan solo dos frases.
  • El discurso es equivalente hablado de un texto.
  • Las conversaciones son intercambios donde un tema puede cambiar a medida que avanza, tienen sus propios mecanismos de “reglas” para controlar quien habla.

Resulta útil diferenciar entre procesamiento semántico y referencial, en el semántico trabajamos con la averiguación del significado de las palabras y frases, en el referencial por el contrario tenemos que relacionar esa información con un modelo que o bien hace que este se modifique o como alternativa, la nueva información se  integra al “modelo previo” de alguna manera.

La mayor parte de las investigaciones se han realizado sobre la comprensión de textos. Una característica importante tanto del texto como del discurso es que son coherentes:

  • La coherencia referencial alude a la consistencia entre la persona y aquello que se está hablando, un ejemplo no coherente sería una persona Judía promoviendo el movimiento antisemita.
  • La coherencia temporal se refiere a la consistencia en el momento en que se produjeron los hechos, un ejemplo de 2 incoherencias aquí serían: “Ayer por la tarde al volver del trabajo, amaneceré con sol”. Como se puede comprobar, tanto el tiempo verbal como el transcurso temporal del episodio confunden el significado global de la interpretación.
  • Coherencia de localización: relativo a donde se producen los sucesos, no puede atraparte un tiburón en lo alto del Everest.
  • Coherencia causal: En referencia al por qué ocurren los sucesos. Ejemplo no coherente: Cómo se puso el abrigo del revés las flores olían bien.

Los textos deben ser coherentes a nivel general, haciendo referencias a las mismas entidades en frases sucesivas.

0

Lectura en silencio y discurso interno.

Aunque parece imposible que tengamos que acceder al sonido antes que al significado, sí parece que accedemos de forma rutinaria a algún tipo de código fonológico tras acceder al significado en la lectura en silencio. La evidencia subjetiva es la experiencia de un “discurso interno” cuando leemos.

Sin embargo, este discurso interno no puede implicar los mismos procesos que el discurso abierto. Cuando leemos parece que accedemos a un código fonológico que experimentamos como un discurso interno. Es decir, cuando accedemos a la representación de una palabra en el léxico, quedan disponibles todos sus atributos.

Parece que el discurso interno facilita la comprensión; si se reduce aquel, la comprensión se ve afectada en todos los estímulos menos en los más sencillos.

McCutchen y Perfetti (1982) afirmaron que, independientemente de cual sea la ruta que se utilice para el acceso léxico en la lectura, se accede de forma automática, al menos, a una parte del código fonológico de cada palabra; en concreto, accedemos a los sonidos de los principios de las palabras. Parece que la lectura en voz baja genera cierto tipo de código fonológico. Se utiliza esta información para facilitar la comprensión, fundamentalmente para mantener la secuencia de ítems en la memoria de trabajo.